Sistema de Financiamiento solidario

martes 12 de junio, 2018

Entregar mayores oportunidades a los jóvenes que quieren cursar estudios superiores es lo que ha hecho el presidente Sebastián Piñera, al firmar un proyecto de ley que crea el Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS), iniciativa que reemplaza al Fondo Solidario de Crédito Universitario y el Crédito con Aval del Estado y que logra sacar a la Banca del sistema de financiamiento universitario.

Actualmente, el mecanismo de financiamiento estudiantil basado en la gratuidad y becas tiene una cobertura acotada y sabemos que hay alumnos que requieren un complemento para cubrir sus estudios sin que esto signifique un sobre endeudamiento. Este Sistema de Financiamiento Solidario, contempla una tasa de interés del 2% real anual y con un esquema de pago de hasta 15 años, sin duda es un gran paso para avanzar hoy de forma concreta en justicia y equidad, beneficiando a aquellos estudiantes que no puedan acceder a gratuidad.

Es importante destacar que este financiamiento solidario trata a todos los alumnos por igual, dejando la segregación por institución académica, actualmente existen dos sistemas de créditos subsidiados por el Estado para financiar estudios superiores: el Crédito con Garantía Estatal (CAE) y el Fondo Solidario de Crédito Universitario (FSCU). Este último es exclusivo para quienes asisten a universidades del CRUCH y tiene condiciones más favorables al compararlo con el CAE. Así, estudiantes con la misma necesidad económica accedían a créditos distintos, dependiendo del tipo de institución que escogían.

El SIFS podrá ser otorgado a los estudiantes de un grupo familiar que pertenezca a los nueve primeros deciles socioeconómicos; haber ingresado a la institución de educación superior demostrando mérito académico suficiente y mantener durante su carrera un rendimiento satisfactorio. En tanto que las casas de estudio que quieran adscribir al crédito se les exigirá estar reconocidas oficialmente por el Estado; seleccionar a sus alumnos con criterios académicos objetivos y transparentes; contar con acreditación institucional y otorgar las garantías establecidas en el proyecto de ley, con estas disposiciones se busca velar por la calidad de la educación que reciben los jóvenes.

De igual forma este proyecto trae de forma inmediata un auxilio a los jóvenes que están agobiados por las deudas del CAE y del Fondo Solidario, quienes podrán voluntariamente, solicitar el traspaso de su deuda al nuevo sistema, para así poder beneficiarse de las nuevas condiciones. Esto será posible incluso para aquellos que se encuentran morosos, mejorando su situación de manera inmediata.  Sin duda este proyecto es un paso para lograr mayor equidad y dejar atrás el lucro en la educación superior, que es una de las demandas de nuestra sociedad.