Bee Bot, juguete digital que ensena a los niños a programar y desarrollar el lenguaje del futuro

jueves 13 de diciembre, 2018

95 establecimientos educacionales preescolares de Los Ríos aprenderán conceptos básicos de programación utilizando una abeja interactiva. La herramienta pedagógica que ha sido entregada por el Mineduc se denominada “Bee Bot” y tiene por finalidad enseñar a programar y desarrollar el pensamiento computacional desde la primera infancia.

Respecto a lo novedoso de esta herramienta educativa, el Intendente de Los Ríos, César Asenjo, señaló que este robot abeja, es que busca poner en contacto con la robótica a nuestros estudiantes desde los primeros años de vida, promoviendo el desarrollo de destrezas y habilidades relacionadas con la resolución de problemas, principalmente pensamiento lógico, secuencial, de abstracción y programación, números, alfabetización y habilidades de colaboración

“Uno de los ejes de nuestro Gobierno es mejorar la calidad educativa desde el aula, y esta iniciativa liderada por el Mineduc a través de la Subsecretaria de Educación Parvularia, apunta a asegurar la calidad en los procesos de aprendizaje y el mejoramiento equitativo de las condiciones de desempeño pedagógico, promoviendo un sistema de educación inclusivo y equitativo para los niños y niñas del territorio entre 0 y 6 años”, expresó Asenjo.

Por su parte, el Seremi de Educación Tomás Mandiola, señaló que Los Ríos es una de las cinco regiones beneficiadas con este proyecto piloto, puntualizando que la Bee Bot significa un gran avance para el aprendizaje de los nuevos lenguajes digitales, especialmente en habilidades de programación, puntualizando que esta herramienta es clave para desarrollar habilidades como la creatividad, la resolución de problemas, la innovación, el pensamiento crítico y la colaboración.

“El uso de este nuevo recurso pedagógico en la sala de clases, reafirmar el compromiso del presidente Sebastián Piñera en cuanto a la relevancia de contar con programas educativos de calidad y priorizar el desarrollo cognitivo en la primera infancia. El Bee Bot es un recurso lúdico, que tiene como objetivo apoyar la innovación a través de una pedagogía que motive a los niños. Son ellos quienes directamente y en grupos de trabajo, programan en la botonera ubicada en la parte superior del juguete con forma de abeja, para posibilitar que este se traslade y alcance los objetivos establecidos en una alfombra interactiva.”

Mirian Poblete, educadora de párvulos de la Escuela Rural Fronteriza de Llifén, se refirió a la entrega de este recurso didáctico, señalado que es altamente positivo acercar a alumnos, profesores y familias al mundo de la robótica y la programación. “Esta es una excelente herramienta digital para que nuestros niños aprendan a través del juego. Con esto se potencia el aprendizaje por descubrimiento, el ensayo-error y el método científico como herramientas de aprendizaje para la resolución de problemas”.

Cada aula involucrada en el proyecto recibirá un Bee Bot, dos alfombras (una con motivos de campo y otra transparente), fichas para actividades pedagógicas, además del apoyo de una comunidad online desarrollada gracias a un convenio entre la Subsecretaría de Educación Parvularia y la Fundación País Digital, que permitirá implementar el “Club Bee Bot”, donde los equipos educativos podrán obtener información y retroalimentación, resolver dudas, compartir motivación, experiencias y buenas prácticas, fomentando el uso de los recursos y la promoción de la enseñanza de la programación.

¿Qué puedo aprender con Bee Bot? 

  • Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, atrás, un, dos, tres… En otras palabras: el lenguaje direccional, giros, lateralidad y otros conceptos espaciales básicos.
  • Las Bee Bot se programan una y otra vez para conseguir una secuencia de instrucciones a través de una botonera que tiene en la parte superior de la carcasa. Se aceptan hasta un máximo de 40 instrucciones (adelante, atrás, girar a la izquierda y girar a la derecha).
  • Es un fantástico recurso para actividades transdisciplinares y con ella ¡es posible el aprendizaje significativo basado en el juego!